«

»

Mar 30

Apple y Foxconn no son tan malos como los pintaban

Apple y Foxconn

Mucho se ha hablado en los últimos meses sobre las condiciones de trabajo de los empleados de Foxconn en China, empresa que ensambla diversos productos para Apple. Tras diversas investigaciones se criticó a Apple por no obligar a Foxconn a aumentar las medidas de seguridad, por permitir jornadas de trabajo maratonianas y sueldos bajos…

Cierto es que, si los comparamos con Europa, EEUU o sus vecinos los japoneses, las condiciones de estos trabajadores son mucho peores. Pero vamos a hacer el ejercicio inverso, vamos a compararlo con las condiciones de trabajo que tienen los chinos en la gran mayoría de empresas del país.

El resultado es que disponen de los sueldos más altos para sus respectivos puestos (500€, que para ser China no está nada mal), tienen las medidas de seguridad más estrictas y son los que trabajan menos horas semanales. En resumen, los trabajadores están bastante contentos y ahora comprobaremos este dato. Pero antes es también importante matizar que los dos recientes accidentes laborales en los que un dispositivo explotó e hirió a varios trabajadores no se pueden repetir. Han sido sucesos aislados, pero tanto Apple como Foxconn deben poner remedio cuanto antes.

Tim Cook visita Foxconn

Aclarado esto, decíamos que sus trabajadores están contentos. No se ha realizado ninguna encuesta, pero se puede entreleer del siguiente suceso. Resulta que Foxconn ha anunciado que va a reducir la jornada de sus trabajadores y la reacción de éstos, los realmente afectados, no ha sido precisamente de alegría. Todo lo contrario, se han quejado de que quieren hacer más de 60 horas extra mensuales, ya que en el resto de empresas sí que se hace y les permite ganar más dinero.

Es decir, que tan mal no estarán cuando quieren trabajar más. Y por otro lado, nos permite comprender un poco mejor que por más que Apple quiera mejorar la situación y hacer cambios, hay cosas que no se pueden hacer de un día para otro, el cambio debe ser progresivo.