«

»

Feb 02

iPhone 4S vs 5. ¿Se equivocó Apple?

Apple vs Android

Cuando en octubre de 2011 Apple presentó el iPhone 4S en lugar del tan esperado iPhone 5, hubo decepción general. Las críticas no se hicieron esperar y fueron muchos los detractores de esta apuesta, argumentando que en comparación con el resto de smartphones de gama alta del mercado, este “descafeinado” iPhone se quedaba atrás. La pantalla, más pequeña que la de algunos Samsung o HTC, o su idéntico aspecto al iPhone 4, fueron los puntos más criticados.

Pese a todo, desde Cupertino mostraban un aire de tranquilidad inusual teniendo en cuenta las primeras reacciones, como si supieran que el tiempo colocaría las cosas en su sitio. Ni más ni menos, cuatro meses después ya podemos sacar unas conclusiones más próximas a la realidad.

Entonces, ¿se equivocaron al hacer un lavado de cara a su exitoso iPhone 4 en vez de revolucionarlo por completo? Podemos decir con toda seguridad que una vez más Apple ha acertado. Y vamos a tratar de explicar porqué.

Desde Apple conocían muy bien que el iPhone 4 ya era un producto muy competitivo, y que se estaba vendiendo muy bien. Además, en el mercado de iOS, su terminal no tiene competencia. No han de rivalizar por vender más dispositivos iOS que otro fabricante. Están solos y les va muy bien así.

Apple  y AndroidEn cambio, por parte de Android, los fabricantes no pueden tratar de superar a la competencia a través del software ya que todos llevan el mismo, salvando las máscaras que le ponen y alguna app específica. Así que no les queda más remedio que entrar en una carrera por mejorar el hardware y las prestaciones de sus smartphones, presentando actualizaciones que superen a las del rival para atraer a los posibles compradores.

Pero, ¿realmente es necesario un hardware tan potente? NO. Los procesadores de un solo núcleo y  1 o 1,5GHz todavía podían dar mucho de sí, hasta el punto de que prácticamente ninguna aplicación ni ningún sistema operativo (iOS o Android) los llevaban realmente al límite. En cualquier caso, las actualizaciones a doble núcleo eran un paso lógico, pero no los cuatro núcleos que se están pidiendo ya. En cuanto a las pantallas, con las de 4,2 pulgadas acabamos de llegar al límite para un smartphone, pero con las de 3,5 podemos dar un muy buen uso a nuestro terminal, además de ser más cómodas para llevar el smartphone encima. Y podemos decir lo mismo de memoria RAM, cámaras, etc.

Viendo todo esto, y teniendo en cuenta que pese a esa carrera tecnológica entre Samsung, HTC, LG, etc, el iPhone 4S sigue siendo mejor en aspectos como sistema operativo y resolución de pantalla, es lógico que Apple se guardase el cartucho de un iPhone 5 para más adelante. ¿Para qué revolucionar ahora el mercado si con una pequeña actualización de hardware volvemos a superar a la competencia y seguimos siendo líderes en ventas? Y la verdad es que los números dan la razón a Apple. Cierto es que la cercanía del lanzamiento con la campaña navideña ha ayudado a mejorarlos, pero en cualquier caso ha noqueado a la competencia en el primer asalto. Se han vendido casi más iPhone 4S que todos los fabricantes de Android juntos, y hablamos de una diferencia negativa para Apple de sólo un 2,4%.

iPhone 4s vs Samsung Galaxy S II

Y no sólo es que los chicos de la manzana hayan acertado, sino que además han hecho ver a la competencia sus errores y han marcado el camino a seguir en los próximos meses. Es por ello, probablemente, que Samsung ha cancelado provisionalmente el lanzamiento del Samsung Galaxy S III, tratando así de explotar su todavía gallina de los huevos de oro, el Galaxy S II, que todavía tiene mucha guerra que dar.

Una vez más queda claro que Apple va un paso por delante tanto con sus productos y apuestas de desarrollo, como con las previsiones para el mercado.